Banda de cosacos

Una breve historia de “La Nueve”

Basada en los “Carnets de Route” del capitán Raymond Dronne

Verano de 1943. Los aliados dominan ya el Norte de África y piensan en la futura invasión del continente europeo. La Francia que se negó a rendirse no quiere participar en la tarea de la liberación como simple comparsa, y De Gaulle desea, entre otras muchas  cosas, una moderna División Acorazada con la misión de ser la primera en  entrar en París.

El capitán francés

El capitán Raymond Dronne se había adherido temprano al llamamiento de De Gaulle en contra de la rendición y había abrazado la causa de la “Francia Libre” en Camerún, donde era teniente en la reserva. Después de acompañar a Leclerc en su gesta africana, había resultado herido en la batalla de  Ksar Rhilane y tuvo que conformarse con conocer el triunfo definitivo de los aliados en Túnez mientras convalecía de sus heridas en Egipto.

No del todo recuperado, volvió al campamento de Djidjelli, en Argelia, donde Leclerc daba forma a la Segunda División Blindada, una unidad militar que llegaría a ser identificada con su propio nombre. La División se encontraba todavía en fase de constitución, y Leclerc iba reuniendo cualquier cosa que pudiera servir a su objetivo, con un requerimiento previo: sus integrantes deberían ser, a falta de un número suficiente de franceses de origen, de raza blanca. Se consideraba que no causaría un buen efecto que la liberación de Francia, al menos en sus etapas iniciales y hasta que los franceses de la metrópoli se incorporasen a la tarea, fuese obra de los soldados africanos. Tampoco se pensaba que los tiradores senegaleses se adaptarían a la guerra en Europa, ni que fuesen capaces de desenvolverse con los modernos medios que los estadounidenses iban a poner a disposición de Leclerc. Por tanto había que “blanquear” la antaño multirracial “Columna Leclerc”.

La lealtad de Dronne hacia Leclerc era compensada con una alta dosis de confianza de éste con respecto al capitán. Quizás fuera por eso por lo que, al regreso de Dronne, Leclerc le hizo un encargo especial. Le entregó el mando de una de las compañías que formarían  el Tercer Batallón De Regimiento de Marcha del Chad (RMT), la unidad que a su vez constituiría el contingente de infantería mecanizada que acompañaría a lo carros de combate de la División, de acuerdo con el modelo estadounidense. La nueva compañía estaría formada por voluntarios españoles, provenientes del exilio republicano, y por “pieds noirs” franceses de origen español, pertenecientes a familias que llevaban más de una generación instalados en el norte de África. Le advirtió que era una compañía especial:” Esos hombres dan miedo a todo el mundo, pero son buenos soldados. Usted se las apañará. ¿De acuerdo?”

 Dronne pensaba que Leclerc, que conocía bien a sus leales, le había hecho este encargo por dos razones. Una, porque los españoles, muy motivados políticamente, sólo aceptarían como mando a un “francés libre” de primera hora, no a algún “petainista” que hubiese “chaqueteado” recientemente. La otra, porque sabía que Dronne hablaba algo de español, al haber estudiado unas semanas en España algunos años atrás. El caso es que a él los españoles no le daban miedo, así que asumió el mando de la compañía y se dispuso a convertirla en la unidad más famosa de todo el Regimiento.

Algunas cosas que sabemos de ellos

¿Quiénes eran esos españoles que “daban miedo”? ¿Cómo habían llegado allí?

Dronne dejó escrito unos “carnets de route”  en los que puede seguirse la historia de la La Nueve desde sus primeros días hasta el final de la guerra. Constituyen un valiosísimo documento para conocer no sólo la trayectoria de la Compañía durante la guerra , sino también la personalidad de sus componentes, siempre según la opinión de su capitán, que, por lo demás, recurre a veces a una visión algo tópica sobre la condición de españoles de sus hombres.

Las peripecias del exilio habían llevado a numerosos republicanos españoles hasta el norte de África francés. Algunos habían llegado directamente a la “andaluza” Orán desde España al finalizar la Guerra Civil. Hay que recordar aquí el viaje del Stambrook, el barco que salió de Alicante el 28 de marzo de 1939 con 3.500 personas cuando las tropas franquistas se disponían a tomar la ciudad. En ese barco viajaron, entro otros, Amado Granell y Federico Moreno, futuros teniente y sergent-chef, respectivamente, de La Nueve y de su 1ª sección. Entonces su destino sería el campo de trabajo de Moran, cerca de Boghari, en Argelia.  

Otros  habían llegado  allí previo paso por Francia,  donde habían conocido  el  desastre del verano

de 1940. Algunos habían pertenecido a la Legión Extranjera, sobre todo a la que permaneció leal al régimen de Vichy y de la que habían desertado, y otros habían escapado de la España franquista. Algunos se habían alistado en los Corps Francs d'Afrique, creados por el general Montsabert para la campaña de Túnez. Ese es el caso del Capitán Buiza - antiguo almirante  de la Marina Republicana Española - o del Teniente Antonio Van Baumberghen Clarasó . El primero de ellos mandará la 9ème compagnie del III batallón del Corps Franc, conocida como “l’Etrangère” y que es el antecedente directo de “La Nueve”. Sus hombres provienen de los campos de internamiento, y abundan lo ex legionarios de los orígenes más diversos. Otro personaje que aparece entonces es el capitán Joseph Putz, que manda la 11e compagnie. Es un oficial de la reserva que conoció las trincheras de la guerra 1914-1918 y que ha desarrollado una intensa labor en la guerra de España, en donde ha mandado la XIV Brigada Internacional, conocida como “La Marsellesa”. Putz, designado comandante del III Batallón del RMT será uno de los hombres clave en la historia de La Nueve y de toda la 2e DB.

Se decidió que el capitán fuese un francés, y que su adjunto en el mando, un teniente, fuese español. Dronne sostiene que, por su parte, nunca tuvo problemas para ser aceptado como jefe por los españoles, pero cabía el riesgo que un oficial español desatase los celos y las dudas sobre su competencia. ¿Porqué va a ser “ese” el oficial y no yo?, podrían preguntarse sus compañeros, muy “a la española”. Por otra parte, su particular sentido de la meritocracia exigía que cualquiera que aspirase al mando mostrase, además de dotes para ello, un coraje acreditado. Dronne, entonces con un brazo en cabestrillo y apoyado en un bastón, parecía un verdadero oficial “del frente”. Y parece que además, en su primer encuentro, Dronne despertó las simpatías de los españoles por una razón un tanto banal: Con su español un tanto rudimentario les habló del “gobierno provisional de la República francesa”, y a ellos les agradó que  les hablaran de “República”, una palabra que habían dejado de oír desde 1940.

De acuerdo con Dronne, ideológicamente, los anarquistas eran predominantes en la Tercera Sección de la Compañía, mientras que los socialistas y republicanos moderados lo eran en la Primera y la Segunda. Hubo pocos comunistas, quizás porque la estrategia del Partido Comunista de España con respecto a la lucha contra los alemanes era entonces otra. Pese a las diferencias políticas, el sentimiento unitario antifascista era demasiado fuerte para que se perjudicase su eficacia como unidad de combate, aunque  Dronne recoge que, ciertamente, existían tales  diferencias. A su favor, contaban con el hecho de ser combatientes experimentados en una guerra que había sido especialmente feroz, lo que les convertía, de alguna manera, en una especie de élite en relación con muchos inexpertos reclutas que entonces se adhirieron a la 2e DB.

 Por lo demás, el mando de la 2e DB terminó aceptando, incluso, que los españoles llevasen una insignia con los colores de la bandera republicana con el asentimiento del jefe de batallón: por algo Putz había combatido bajo esa bandera durante los intensos años de la guerra civil, lo que le había costado no pocos sinsabores en su relación con la oficialidad francesa. Finalmente, el carácter español de la compañía se hizo tan intenso que, como quiera que el castellano era el idioma “oficial”  de sus miembros, la 9ème compagnie de combat du RMT  pasó a ser conocida por todo el Regimiento, usando  nuestro idioma, simplemente como “La Nueve".

-1-    2    3    4    5    6