Hacia el Mosela

El 8 de septiembre de 1944 la 2e DB  se pone en marcha hacia el este. Cada uno de sus tres “groupements” – que ocasionalmente se dividían, a su vez, en “sous-groupements”- tiene una misión distinta en el eje del avance. El GTV, “groupement” en el que se incluía el III/RMT y por tanto La Nueve, alcanza el 12 de septiembre Andelot, donde resiste  un millar de alemanes. Se les da un ultimátum, que rechazan, y entonces Billotte, que manda el GTV, decide atacar con dos de sus “sous-groupements”: en su dispositivo, que partirá a las 13,15 desde la carretera de Clermont, están las secciones de Campos, Garcés y Montoya, por separado y contando cada una de ellas con una sección de carros del 501 Regimiento de carros de combate. A las 13, 30 la infantería se pone en marcha con una protección artillera tan potente que rápidamente los alemanes comienzan a rendirse, a pesar de que sus posiciones son sólidas y bien escalonadas. Hay alguna resistencia, que producirá bajas, como la del sergent-chef Morillas de la 3ª sección, y un par de carros. La sección de Montoya captura los anticarros responsables de estas pérdidas, y el conjunto de la compañía hace más de 300 prisioneros, amén de causar numerosas bajas a los alemanes.

Esa misma tarde la compañía se desplaza hasta Vittel, integrada en el “sous-groupement” La Horie. Los días siguientes son de avance ininterrumpido salvo por la ocasional presencia de algunas piezas de artillería, que son rápidamente desbordadas y destruidas. En una de estas refriegas caerá gravemente herido el soldado Antonio Almendro, que morirá a las pocas horas. En Mattaincourt, Campos y sus hombres capturan sin disparar un tiro 91 prisioneros, y cuando, creyendo que el pueblo está vacío, penetra Granell en su half-track, se encuentra con doscientos alemanes formados detrás de su coronel y listos para la rendición.

La Nueve se divide en varios destacamentos para afrontar el paso del Mosela. El día 15 las secciones de Montoya y de Campos lo atraviesan. Se prepara la batalla de Châtel, que comienza el 16 de septiembre. Esa mañana Granell ataca Vaxoncourt por la derecha, con dos carros y un half track, mientras que Campos lo hace por la izquierda, infiltrándose con tres semiorugas. Descubren numerosos enemigos, por lo que  Granell organiza un cauteloso dispositivo de defensa, bien camuflado. A las cinco de la tarde se observan movimientos de la infantería alemana y ruido de carros, a lo que sigue un ataque en toda regla. Los hombres de Campos les dejan aproximarse hasta que, ya cercanos, abren fuego contra ellos  a corta distancia causándoles  muchas bajas y provocando su retirada. Pero ante el avance de los carros alemanes , Campos repliega sus cuatro half-tracks hasta donde se encuentra la sección de Montoya, que cuenta con el apoyo de varios Shermans.

A la caída de la tarde, se desencadena el ataque principal de los alemanes. Las ametralladoras de La Nueve abren fuego y, especialmente Reiter, causan cuantiosas bajas al tomar en enfilada filas enteras de asaltantes. Por contra, un obús alemán de grueso calibre impacta al half-track del sergent José Díez, hiriéndole gravemente y matando al soldado Bernardo Benítez. Díez morirá en el hospital poco más tarde.

La presión enemiga se acentúa, por lo Dronne hace venir desde Nomexy a dos half-tracks de la 2ª sección (Garcés). A la derecha del dispositivo de La Nueve el cabo Luis Cortés maneja un bazooka con el que consigue, después de varios intentos, inmovilizar un Panther. La tripulación del carro responde desde la torreta y le hiere gravemente..

La noche va cayendo, pero hay claridad y los españoles pueden divisar a los alemanes mucho mejor que éstos a sus enemigos. El anticarro del sergent Lucas Camons consigue otra presa, un Mk IV, o quizás otro Panther.

En la radio, se escuchan con nitidez las órdenes de los alemanes. Dronne encarga a Reiter que se entere bien de lo que quieren, y así logran saber que pretenden tomar Châtel a toda costa y por el flanco izquierdo de La Nueve. A pesar de la pérdidas, intentan remolcar los carros puestos fuera de combate, pero los morteros de 60 mm, los Sherman y los anticarros se lo impiden. El ataque alemán queda completamente dislocado.

La nueve ha tenido dos muertos (el cabo Juan Cañero y el soldado Bernardo Benítez) y 7 heridos evacuados : el sous-lieutenant Vicente Montoya, los sergents Ricardo Bellver y Fermín Pujol, el cabo Pierre Detenger y los soldados Vicente Alsina, Ramón Izquierdo y Nicolás Gómez. Detenger y Pujol se niegan, no obstante, a ser evacuados.

El éxito defensivo de La Nueve se ve oscurecido por la orden de repliegue al otro lado el río, que es recibida con indignación. Además de renunciar al éxito táctico, la operación es arriesgada y deja a su suerte a los habitantes de Châtel. Pero la orden se ejecuta y La Nueve sin que los alemanes se aperciban.

El 18 de septiembre la orden es apoyar al sous-groupement Cantarel, que debe intentar la recuperación de Châtel. La Nueve se encargará del flanco sur del ataque, dejando sus vehículos en Nomexy y atravesando el río a pie. El agua les llega por el pecho, y está muy fría. Por la derecha, la 2ª sección de Garcés (recordemos, es en realidad Martín Bernal) remonta el río. En el centro, la sección de Campos se instala en un viejo “château” y a la izquierdo Moreno, con la 1ª sección, se sitúa más en vanguardia. Châtel ha vuelto a ser tomado con extrema facilidad, y el día 19, a pesar de algunos ataques alemanes,  rechazados por la sección de Campos, los persistentes bombardeos y los problemas de suministro, la situación se consolida. Se ordena entonces ensanchar la cabeza de puente, y La Nueve se articula en tres destacamentos, mandados respectivamente  por los capitanes Branet y Dronne y por el teniente Granell. La infantería parte a pie, puesto que los half tracks aún no han cruzado el río. El avance  es eficaz, aunque, ya de noche, el destacamento de Granell se enfrenta, en Vaxoncourt, a varios intentos de infiltración de los alemanes que derivan en violentos combates.

El balance general es bueno, aunque La Nueve ha sufrido once heridos graves: el sergent-chef Martín Bernal y los soldados Antonio Corto, Julián Escudero (Luis Royo), Miguel Sánchez, Miguel Águila, José Núñez, Juan García, López Castillo, Adolfo Pérez y Martín Iglesias, así como dos leves, Antonio Morales y Camille Girard.

Hacia los Vosgos

El paso del Mosela marca una etapa de calma, de guerra de posiciones en la que se trata de realizar operaciones de reconocimiento, de inteligencia y de toma de prisioneros para interrogarles. Esa detención de las operaciones, para las que el barro otoñal es un enorme inconveniente, es aprovechada para otros menesteres. Entre ellos para recibir condecoraciones. De Gaulle  impone a Dronne la Croix de la Libération, a Campos y a Fermin Pujol la Medaille Militaire, y a López Cariño la Croix de Guerre avec palme.

También se hace balance : la compañía tiene, a 30 de septiembre un total de 154 hombres en total de los que aproximadamente cuarenta son nuevos reclutas que han venido a sustituir a los muertos, heridos y enfermos. En cuanto al material, está al completo, listo para iniciar de nuevo la marcha.  

 La Nueve, de nuevo integrada en el “sous-groupement” La Horie, se instala en Xaffevillers, donde organiza un dispositivo de defensa . Pasan varios días en calma que La Nueve emplea en realizar diversas patrullas de exploración.

El 14 de octubre es otro de esos días tranquilos, alterado súbitamente por una inusual agitación de los pájaros en la cercana arboleda. Sospechando de un posible movimiento del enemigo, Dronne encarga a Campos que envíe una patrulla con hombres de su sección, la 3ª. Parten 13 hombres al mando del sergent-chef Fábregas, casi un “alter ego” de Campos, quien permanecerá en alerta con el resto de la sección por si tiene que intervenir.

La patrulla se articula en dos elementos: un grupo de cabeza de siete hombres y su armamento individual, y un grupo de apoyo de cinco hombres al mando del sargento Pedro Castillo, con una ametralladora del calibre .30. Al principio la patrulla discurre con tranquilidad: no se divisan alemanes, sólo gente trabajando en el campo. Fábregas decide entonces ir a Ménarmont segregando la patrulla en tres escuadras: una, en la que irá él con Reiter, Bodiot, Patricio y Vázquez. Otra, de cuatro hombres con la ametralladora, y una tercera con un cabo y otros tres hombres. La situación inquieta a Campos, que prepara un half-track con la orden de penetrar en el lindero norte del bosque en cuanto se escuchen los primeros tiros.

Fábregas y su escuadra llegan al pueblo y apenas han entrado cuando varias ráfagas de armas automáticas de dejan oír desde varios puntos. Inmediatamente un grupo de alemanes intenta cercar al grupo pero son detenidos por el fuego de la tercera escuadra de la patrulla. Inmediatamente acude el half-track de Campos, y el propio Dronne envía dos semiorugas más y dos carros ligeros, pero ya no pueden hacer nada por salvar la vida de Fábregas y Vázquez, que han muerto en el acto. Es una pérdida especialmente dolorosa para Campos, que, en palabras de Dronne, no volverá a ser el mismo desde entonces.

 Por lo demás, el mes de octubre será un monótono interludio que los alemanes aprovecharán para reforzar sus posiciones defensivas en los Vosgos. Una pieza clave de esta línea defensiva es la localidad de Baccarat, cuya toma permitiría enfilar directamente el gran objetivo estratégico: Estrasburgo. Leclerc quiere atacar Baccarat eludiendo la ruta más fácil y previsible, y ha escogido el difícil bosque de Mondon, desde donde pretende sorprender a las defensas alemanas.

El audaz ataque, ejecutado el 31 de octubre, obtiene un excelente resultado y a la caída de la tarde la vanguardia francesa entra en Baccarat, iniciando la limpieza de la ciudad, que queda controlada por la noche. En esa jornada, La Nueve se ha apoderado de Hablanville y Pettonville, dejando para el día siguiente la toma del pueblo de Vaqueville. Pero en su avance ha tenido algún incidente particularmente grave, como en encuentro con un panzer  que Granell, Campos, Lafuente y algunos hombres más han localizado e intentan destruir con un bazooka defectuoso. Al final lo consiguen pero Campos resulta herido, lo que , sumado a la muerte de Fábregas y a la enfermedad de Reiter deja a la 3ª sección huérfana de líderes.

El ataque sobre Vacqueville tiene lugar el miércoles 1 de noviembre. La Nueve va acompañada de dos secciones de carros medios, de una sección de ingenieros de dos cazacarros de los fusileros marinos, morteros y apoyo de la artillería. Dronne planifica cuidadosamente la operación que comienza sobre las tres de la tarde.El ala derecha de ataque progresa adecuadamente a pesar de la artillería alemana y desaloja al enemigo de Xermamont. En el ala izquierda la sección de Moreno se enfrenta a un Mark IV apoyado por infantería. Lucas Camons, ayudado por Juan Pérez Vallespí, que ha sido herido en la cabeza por una granada cuya metralla ha atravesado su casco, emplea el bazooka desde una ventana, disparando cinco proyectiles hasta conseguir incendiar y destruir el carro. Por su parte Gualda, sergent-chef, captura un semioruga después de eliminar a sus cuatro tripulantes. Finalmente la sección enlaza con los hombres de Granell que han penetrado por el centro. La maniobra ha sido ejecutada limpia y brillantemente.

Los combates continúan dentro del pueblo. Hay carros y vehículos blindados alemanes que es necesario neutralizar con los bazookas , y José Castillo hará lo propio mientras que Julián Perea no lo conseguirá, y caerá muerto junto con el sergent Antonio Cariño.

La 2ª sección es la que se encuentra en una posición más comprometida, y en ella han resultado heridos Antonio Domínguez y Amado Liébana. Dronne envía a los blindados y pone a los prisioneros  capturados a despejar las calles del pueblo para permitir su paso. Poco más tarde interviene la aviación estadounidense y la batalla puede darse por ganada, algo que está comprobando sobre el terreno el propio general Leclerc, que ha visitado sorpresivamente el lugar del combate.

La batalla termina con la limpieza de los últimos focos de resistencia. Ahora es necesario organizar la defensa frente a un posible contraataque alemán que, finalmente no se producirá, aunque sí algún bombardeo ocasional. Finalmente, el 3 de noviembre el ejército estadounidense tomará el relevo y La Nueve recuperará el aliento en el semidestruido pueblo de Azerailles.

La campaña de Lorena ha terminado y comienza la de Alsacia. La siguiente meta será la liberación  de Estrasburgo, verdadera obsesión de Leclerc, que había jurado en Koufra no descansar hasta ver la bandera francesa ondear en la capital de Alsacia.

 

Badonviller

A primeros de noviembre La Nueve se encuentra necesitada de refuerzos en hombres y material. Sus efectivos se han reducido a 2 oficiales y 136 hombres entre suboficiales y tropa, y hay bastantes enfermos a causa del frío y la humedad. Por otra parte, los efectos del terreno sobre los vehículos, en un otoño de barro, se han dejado sentir en forma de numerosas averías. A pesar de ello, el 10 de noviembre la  compañía es puesta de nuevo en línea, esta vez integrada en el sous-groupement Putz, que por cierto, es ascendido a teniente coronel. Por su parte Dronne obtiene un permiso que le permitirá visitar a su familia por primera vez desde 1939, pasando el mando de la compañía a Amado Granell.

El mando aliado ha decidido que la 2e DB apoye el ataque de la 44 y la 79 divisiones de infantería estadounidenses, que se encargarán de abrir una brecha en el frente, para  posteriormente explotar la ruptura ya conseguida. De los tres “Groupements”, dos apoyarán directamente el ataque , mientras que el GTV, en el que, recordemos, se encuentra La Nueve, se mantendrá en la reserva. Comenzada la ofensiva, los estadounidenses encuentran algunas dificultades en el flanco sur, por lo que Leclerc decide enviar el “sous-groupement” La Horie contra Badonviller. Esa imprevista decisión tendrá graves consecuencias para La Nueve.

 El día 16 el lieutenant-colonel La Horie ha concedido  permiso para pasar un día en Nancy a una sección entera, a la que deberían seguir las demás por turno. Sin embargo, ese mismo día La Horie recibe la orden de reunir inmediatamente a la compañía para el ataque sobre Bandoviller. Con un tercio de  La Nueve de permiso y la mitad de los vehículos fuera de uso no es posible cumplir adecuadamente la tarea, pero aún así Granell intenta localizar a los hombres de permiso, dispersos por Nancy. Finalmente, obtiene  el permiso para retrasar hasta el día siguiente la salida de la compañía, que será en realidad una amalgama formada por toda clase de personal, incluidos oficinistas y mecánicos, y con tan sólo cinco half-tracks. Por su parte, el lieutenant Thevenet, recientemente incorporado a La Nueve, dispone de un destacamento en el que, además de otros 4 semiorugas de la compañía, dispone de dos carros medios, tres ligeros, un half-track de ingenieros y otro de sanitarios. Con estas fuerzas inicia un reconocimiento de Badonviller, una operación comprometida como todas las que exigen que unidades blindadas penetren en un núcleo urbano repleto de puntos bien escondidos desde los que hacer fuego contracarro. En este caso, y con gran esfuerzo, los blindados consiguen destruir las posiciones de los letales cañones alemanes del 88, dejando que la infantería se empeñe en un combate casa por casa

Hacia el final de la mañana, el pueblo está ya bajo control pero La Nueve ha perdido temporalmente a tres de sus cuatro oficiales. Granell asume la total responsabilidad de conservar Badonviller,  y aún será requerido para un nuevo ataque, hacia el norte. Granel expone con calma a La Horie la situación de su compañía, diezmada y con muchos reclutas sin apenas experiencia. Finalmente La Horie rectifica y encarga a La Nueve una misión puramente defensiva, para luego mantenerse en reserva.

El balance de pérdidas es importante: La Nueve ha tenido seis muertos: los sargentos Manuel Bullosa y Jean Duros y los soldados Antonio Martínez, Roger Botcazon, Nicolás López y Louis Duchastel. Entre los heridos hay varios españoles : el sergent-chef Pedro Castillo, los sergents Vicente Mateo y José Lafuente y los soldados Manuel Salinas y Manuel Arce. Castillo y Lafuente fallecerán en los días siguientes.También morirá el propio lieutenant-colonel La Horie.

En cierto sentido, Badonviller marcará el declive de la personalidad “española” de La Nueve a causa de la acumulación de bajas y los reemplazos por franceses de origen. En los días siguientes Granell reorganizará la compañía, encargando el mando de las secciones de combate,  respectivamente, a Zubieta, Callero y Blanco. El 20 de noviembre Putz visita a La Nueve y felicita a sus hombres por su coraje en Badonviller. También anuncia la sustitución de Granell por el capitán de Castellane hasta el regreso de Dronne. Granell está extremadamente cansado, arrastrando una mala salud desde hace semanas. El día 22 abandona definitivamente La Nueve pasando a realizar funciones más organizativas, y no estará presente cuando su antigua compañía libere, ese mismo día, Marmoutier.

En esta fase del avance hacia Estrasburgo el protagonismo se lo ha  llevado el entonces lieutenant-colonel Massu, cuyo “sous-groupement”ejecuta una ruptura y posterior penetración en el frente alemán  que habilitará la toma de Saverne, base de partida para el ataque definitivo sobre la capital de Alsacia.

El 22 de noviembre de 1944, después de obtener la conformidad del general Hailslip, Leclerc ordena el avance sobre Estrasburgo para el día siguiente. Cada “Groupement” tiene un sector establecido, correspondiéndole al GTV el ataque desde el sur. Pero el honor de ser los primeros en entrar en la ciudad corresponderá a la 3ª y 4ª compañías  del RMT, que en una progresión que sorprende tanto a los defensores como a los habitantes, penetra en el centro de Estrasburgo anticipando la entrada del grueso de la división. La resistencia alemana se derrumba rápidamente, salvo en el puente ferroviario de Khel. En los tres días siguientes es preciso limpiar los alrededores de la ciudad, y allí tendrá que emplearse a fondo el GTV, pero la situación es ya irreversible: la bandera tricolor ondea en la catedral, y se da por cumplido el juramento de Koufra.

1   2    3    4   -5-    6