La bolsa de Colmar

El 27 de noviembre Dronne retoma el mando de La Nueve, muy distinta de la que él había dejado. Ahora está llena de jóvenes reclutas que han sido acogidos paternalmente por los veteranos, y su adjunto al mando, el teniente Dehen ya no es español sino francés.

La 1ª sección tiene 37 hombres y cuatro half-tracks. La manda Moreno. La 2ª tiene 41, y cinco half-tracks, al mando de Callero. La 3º se entrega al novato aspirant d’Aboville, a la espera del regreso del herido Campos. Sus 41 miembros, en 5 semiorugas , pondrán a prueba las dotes de mando del recién llegado La sección de mando y de reparaciones está al completo con 14 hombres

La caída de Estrasburgo abre una larga batalla por la liberación de Alsacia que se prolongará entre el 28 de noviembre de 1944 y el 10 de febrero de 1945.

Los alemanes conservan una zona de Los Vosgos sólidamente consolidada entre Estrasburgo y Mulhouse, la llamada “bolsa de Colmar”, en cuyo borde norte la 2e DB ejercerá una presión continua durante el mes de diciembre. En aquellos momentos  se plantea la integración de la División en el 1er Ejército francés,  mandado por De Lattre de Tassigny, y aquello no es del agrado de Leclerc, que teme que tal cosa perjudique el espíritu y la capacidad táctica de la 2e DB, puesto que mantiene diferencias de concepto y de método con De Lattre.

La campaña de invierno se hace larga y muy ardua a causa de la nieve y el frío. Durante los primeros días del mes de diciembre La Nueve se moverá poco, pero habrá algunas novedades interesantes. Así, por ejemplo, se incorpora un nuevo recluta español, con la particularidad de que proviene de Alemania, de donde se ha evadido. Cuando ha sabido que había una compañía de españoles ha corrido a alistarse. Otro asunto al que se refiere Dronne casi de pasada es a un pequeño enigma que ha sorprendido a muchos de cuantos nos hemos interesado por la historia de La Nueve, y al que nos hemos referido con anterioridad. Se trata de la existencia de un grupo de anarquistas españoles que se habrían incorporado clandestinamente a la compañía con el objetivo de conseguir armamento sobre el terreno para usarlo en España. De esta historia se ha hecho eco Eduardo Pons Prades, a quien se la contaron Joaquín Blesa y “El Murciano”.

Dronne cuenta cómo consiguió, de manera un tanto irregular, un half-track suplementario que puso al servicio de Campos, quien en compañía de Bullosa había formado un misterioso “corp franc” sobre el que nada añade. Parece claro que tal “cuerpo franco” era el referido grupo de libertarios y aunque tuvo una vida efímera, resulta ser cierto que existió. Tal cosa demuestra que la admiración que Dronne sentía por Campos era tal que incluso le permitió propiciar algo tan irregular como una especie de “ejército privado”, al estilo británico, dentro de su compañía

Diciembre fue también el mes en el que se dejó sentir con mayor intensidad el malestar creciente de muchos de los miembros españoles de La Nueve. La nostalgia, el peso de la larga separación de sus familias, el deseo volver a casa, la falta de permisos, se sumaban a un frío y una humedad inmisericordes y a unas condiciones de vida muy difíciles. Para algunos de los más activos, políticamente hablando, también había llegado la hora de volver las armas contra Franco, ahora que el nazismo parecía  muy cerca de la derrota. Ya se habían producido casos de deserción de algunos elementos que terminaron por incorporarse a la fallida invasión del valle de Arán, y se pensaba que los aliados

terminarían por invadir España, sin saber que Franco ya buscaba su acomodo a la nueva situación que estaba por llegar.

El 13 de diciembre, tres destacamentos del III/RMT, entre los que se encuentra La Nueve atacan Witterheim, tomándola con facilidad. En lugar de aprovechar el efecto sorpresa, la compañía recibe la orden de replegarse, para posteriormente atacar Binderheim. Será un ataque en el que el esfuerzo principal deberá hacerlo la infantería, puesto que sería suicida enviar carros y blindados por una sola carretera que no podrían abandonar por las condiciones del terreno.

Dronne organiza el avance con pesimismo, consciente de las dificultades que entraña una operación como esa. Ha situado en punta un carro, un tank-destroyer y el half-track de mando de La Nueve, todos ellos con la misión de ofrecer apoyo de fuego. Pero la niebla perjudica notablemente la visibilidad, y enseguida, el Sherman de cabeza recibe tres impactos de un 88 alemán y queda fuera de combate, con tres tripulantes muertos. Dronne descubre que los alemanes habían hecho avanzar sus carros por terrenos imposibles para los Shermans y que han organizado un trampa. Pese a todo, el destacamento puede avanzar, recibiendo disparos desde todas partes pero aguantando el tipo. Finalmente recibe la orden de repliegue, ante el fracaso de los paracaidistas que operaban en el flanco izquierdo y sin haber cumplido su objetivo.

La misión es ahora asegurar la defensa de Witternheim. El 15 de diciembre, entre la bruma, los alemanes atacan con carros e infantería, pero son rechazados. Ese día es también uno de los más dramáticos de la historia de La Nueve porque se da por desaparecido a Campos. Recordemos que se encontraba hospitalizado desde el 31 de octubre, habiéndose escapado para volver a la Compañía, aunque no había retomado su responsabilidad en el mando de la 3ª sección por encontrarse aún convaleciente. Había solicitado sin éxito  alguna misión de combate, y quizás, finalmente, había decidido cumplir su propia misión, durante la cual desapareció. Se especuló con un posible regreso a España, o a Marruecos, pero nadie ha encontrado ninguna prueba seria de ello. Con Campos se fue el espíritu más combativo de La Nueve, un raro caso de anarquista convencido que supo como nadie adaptarse a la organizada disciplina de una unidad militar convencional, sin perder su ideología ni su personalidad.

No hubo más incidentes dignos de señalar en el resto del mes de diciembre. El dia 26 La Nueve fue relevada y enviada a un merecido descanso a la población de Kertzfeld, donde celebran el año nuevo de 1945.

Es el momento de hacer balance. La Nueve ha sufrido, desde su desembarco en Utah, 35 muertos y 73 heridos graves. En agosto era una unidad casi enteramente española, pero ahora sólo quedan cincuenta y un españoles y una veintena de “pied noirs” de origen español, además de algunos otros extranjeros. Las bajas han sido cubiertas con voluntariosos reclutas franceses que carecen, sin embargo, de la experiencia, de la fiereza y de la audacia (son palabras de Dronne) de los españoles. Y el material, los preciados half-tracks, están deteriorados por el barro y la intemperie.

 A mediados de enero es retornada a la disciplina del 1er Ejército francés para colaborar en la definitiva liquidación de la bolsa de Colmar, en la que continuaban los problemas a causa de la férrea resistencia alemana. El 23 de enero Dronne conoce cual es su nueva misión: apoyar el ataque lanzado por la 1ª División de Infantería (la 1ªDFL) en dirección hacia Marckolsheim. No siente el menor entusiasmo por su tarea, pues se trata

de un terreno absolutamente plano y nevado, cortado por numerosos ríos que , aunque pequeños, resultan difíciles de cruzar y fáciles de defender. El 25 de enero el ataque de la 1ªDFL se ha detenido en el bosque de Grussenheim y será preciso darle apoyo de fuego para progresar sobre el pueblo del mismo nombre. La temperatura oscila entre los 15 y los 20 grados bajo cero, ya falta equipo invernal adecuado, aunque lo peor quizás sea la defectuosa manera de conducir la ejecución de las operaciones por parte de los mandos del 1er Ejército francés, léase general De Lattre de Tasigny. El caso es que el 16 de enero La Nueve se verá envuelta en los combates que tendrán lugar en torno al cruce de carreteras 177, que en realidad son dos, con el mismo nombre pero distantes un kilómetro entre sí. Hay un cruce norte y otro sur. Los Sherman abren el camino y eliminan varios antitanques alemanes, y entonces las secciones de infantería de La Nueve saltan a tierra: la de Moreno en el cruce sur, donde permanece vigilante. La 2ª sección  avanza hacia el cruce norte donde un disparo de artillería mata a Pablo Moraga, un voluntario español de primera hora. Finalmente las otras dos secciones de La Nueve se incorporan al avance sobre el cruce norte, a tiempo para sorprender a los alemanes que abandonan los linderos del bosque presionados por la artillería de los franceses. La operación puede calificarse, al final de la jornada, de éxito.

Los dos día siguientes, 27 y 28 de enero, serán una pesadilla a causa del frío y de los bombardeos alemanes. Los pies se congelan, los hombres que no están en los puestos de vanguardia se aprietan en los half-tracks buscando algo de calor.

En este periodo el protagonismo es, dentro de la 2e DB, para el G.T.V., y esta fase de la campaña quedará marcada por el combate de Grussenheim, en el que perderá la vida el lieutenant-colonel Putz, que manda el “sous-groupement” que lleva su nombre. La lucha tendrá lugar sobre una espesa capa de nieve y a temperaturas de 15 grados bajo cero. En ella no participará directamente La Nueve, pero sí destacaran otros españoles alistados en la 11 Compañía. Grusenheim será tomada después de una durísima lucha, en la que, tan  sólo durante la noche del 27 al 28 de enero 28 oficiales y 260 suboficiales y soldados serán muertos o heridos.

En los días posteriores La Nueve participará en los combates por Elsenheim y Marckolsheim el 31 de enero y el 1 de febrero, respectivamente, momento en el que se da por eliminada definitivamente la bolsa de Colmar. Leclerc celebra con sus hombres el final de esa durísima campaña, demostrando que sigue conservando un enorme carisma entre ellos.

El final

La Nueve ha perdido en gran parte su capacidad de combate  y permanecerá acuartelada la primera mitad de febrero, curándose de sus heridas...y de las congelaciones de pies. Siguen llegando nuevos reclutas, que no pueden , en general, añadir mucha calidad a la compañía. También llegan las citaciones oficiales para los “cosaques” más distinguidos, y algunos ascensos. Vuelven algunos heridos, y un caso especial: Antonio Medina Pérez, “Turuta” (aunque Dronne le llama “Tuluta”), el corneta de la compañía. Había desaparecido el 23 de septiembre, y aunque cuenta una rocambolesca historia según la cual habría sido capturado por los alemanes, de los que había conseguido escapar, más tarde se sabrá que en realidad desertó para unirse a la fallida operación de invasión del valle de Arán. El “turuta” se hizo legionario después de la guerra.

Siguen llegando las recompensas: La Croix de Guerre avec palme es concedida a Martín Bernal y, a título póstumo, a Fábregas. Por su parte Dronne es condecorado con la Legión de Honor y ascendido a comandante, por lo que  el mando de La Nueve pasa al ahora capitán Dehen.El 23 de abril la División se vuelve a poner en marcha, esta vez en dirección hacia Baviera.


Atraviesa el Rhin, luego el Danubio y entonces recibe la orden de dirigirse a Berchtesgaden, un objetivo cargado de simbolismo puesto que se trata de un emplazamiento de descanso de altos dignatarios nazis en el que Hitler poseía una residencia verdaderamente singular: el “Nido del Águila”. En esa operación tendrá lugar la última acción bélica de La Nueve. La Compañía está ahora integrada en el “sous-groupement” Sarazac, que tomará el pueblo de Inzell y deberá despejar el camino de unas defensas alemanas que disponen de cañones del 88 y la ventaja de un terreno formado por montañas y gargantas que lo hacen idóneo para la emboscada. La Nueve se apoderará de un puente y marchará sobre Weissbach donde la destrucción de un segundo puente marcará la interrupción definitiva de su avance. Fue el último combate de la 2e DB en la Segunda Guerra Mundial.

El sábado 5 de mayo, Leclerc llega a Bertchesgaden y una gigantesca bandera tricolor es colgada en el “Nido del Águila”. Este gesto simbólico marca el final de la guerra para 2e DB.  En lo que respecta a  La Nueve, de los hombres que habían desembarcado en Utah Beach menos de un año antes sólo quedaban 16. Había sido un duro tributo de sacrificio para una leyenda de la guerra contra el nazismo que merece estar presente para siempre en la memoria de los hombres libres.

EN RECUERDO DE TODOS LOS LUCHADORES POR LA LIBERTAD

 

     
1   2    3    4    5   -6-

Este documento se encuentra también disponible en formato PDF ( Tamaño: 824 Kb ). Para leerlo, pincha sobre el icono de la izquierda. Para bajarlo a tu disco duro, pulsa el botón derecho del ratón sobre el icono y selecciona "Guardar destino como..."

Si no tienes instalado el programa Acrobat Reader, pulsa el icono de la derecha para descargarlo gratuitamente.